ZoomZoom

EL SÚPER FANÁTICO

Son pocos los que pueden afirmar haber comprado su primer auto antes de saber manejar. Tal es el caso de Stefen Neuteboom, quien en 2009 hizo justamente eso. Heredar un auto usado de algún pariente parece ser lo más común, pero Stefen, el vendedor holandés, estaba totalmente seguro de que su primer coche sería un Mazda. Y por encima de todo, sería un clásico.


“Tenía 16 años y trabajaba en el distribuidor Mazda de la ciudad, cuando me enteré que el dueño de un Mazda 818 (difícil de conseguir) tenía en mente venderlo. Él lo había adquirido en 1973, pero no había sido utilizado en más de 10 años. Sorprendentemente, el motor encendió al instante, y en ese momento supe que debía ser mío. Desde entonces, he limpiado el motor y retocado la pintura de la carrocería. Ahora está en perfectas condiciones y casi listo para llevarlo a carretera, incluso se encuentra en exhibición en el distribuidor Mazda donde trabajo”.


“¿Acaso lo venderé algún día? Suena demasiado tentador con todos aquelloss modelos Mazda que tengo la oportunidad de conducir; pero lo que sí puedo decir es que mi auto es irreemplazable... tan solo existen 10 Mazda 818 en los Países Bajos”.

CONOCE OTRAS HISTORIAS