HIROSHIMA: CIUDAD DE PAZ

Hiroshima es la ciudad donde se funda Mazda (Toyo Kogyo en ese momento) en 1920. Más tarde, la ciudad atravesaría uno de los momentos más devastadores de su historia, que se convertiría en razón de unión de Mazda con su gente.


En agosto de 1945, Hiroshima perdió aproximadamente un tercio de su población, con decenas de miles de heridos en ese fatídico acontecimiento que marcaría el principio del fin de la participación de Japón en la Segunda Guerra Mundial. Tras la explosión de la bomba atómica, Mazda de inmediato comenzó a distribuir suministros médicos, así como también estableció centros de acopio alrededor de la ciudad para ayudar a reunir a las familias, e incluso, dispuso de su planta para albergar al gobierno local, hospitales y a las emisoras nacionales durante un año.


Setenta años después, el renacimiento de Hiroshima es fuente de gran orgullo para Mazda. "Más del 50 por ciento de nuestros empleados son de Hiroshima, así que tenemos un sentido de compromiso muy fuerte por contribuir con nuestra sociedad" Masahiro Moro (Director Ejecutivo de Mazda).


Y mientras que las heridas de Hiroshima casi desaparecen, la ciudad continúa liderando el camino de la “No Proliferación Nuclear”. En marzo de 2014, el Premio Nobel de la Paz y ex presidente polaco Lech Walesa acudió a Hiroshima a presentar sus respetos a las víctimas de la bomba atómica, visitando también la planta de Mazda, quién es socio principal de la Cumbre Mundial de Premios Nobel.


“No debemos permitir que algo así suceda de nuevo, y que nada parecido a lo que ocurrió en Hiroshima se repita otra vez”. Lech Walesa

CONOCE OTRAS HISTORIAS