Ingenieros

ABRIENDO UNA NUEVA FRONTERA
CON EL MOTOR ROTATORIO

A principio de los 60s, la compañía Mazda (llamada Toyo Kogyo en ese momento) enfrentaba un enorme reto. Para poder subsistir y expandirse a nivel internacional, debía ser más innovadora en tecnología y desarrollo de productos, en medio de un mercado automotriz cada vez más competitivo.


Durante ese tiempo, el motor rotatorio llamó la atención de todos los fabricantes de autos en el mundo, ya que combinaba una estructura simple, peso ligero y tamaño compacto; además claro, de una gran potencia.


Tsuneji Matsuda, presidente de Mazda en ese entonces, sabía que si querían subsistir, necesitaban desarrollar una tecnología única, por lo que Mazda se fijó el objetivo tener el motor rotatorio antes que los demás competidores. Sin embargo, el proceso de producirlo y comercializarlo resultaría ser muy complicado y lleno de obstáculos.


Alrededor el mundo, aún se encontraban en fase de desarrollo diversos tipos de motor rotatorio, de entre los cuales, Mazda adoptaría el motor Wankel, que se caracteriza por un rotor único de forma triangular.


Durante el proceso, Mazda encontró un gran desafío para el desarrollo de su motor rotatorio, ya que a medida que el rotor giraba a altas velocidades, el sello ubicado en cada una de las puntas del rotor triangular creaba un desgaste anormal, dejando marcas por vibraciones, conocidas como “Devil’s nail marks” o rasguños del Diablo. Encontrar la forma de evitar esos daños, sería fundamental para el desarrollo de un motor rotatorio funcional.


Para enfrentar el reto, Mazda reunió a un equipo de 47 ingenieros que formarían el departamento de investigación del motor rotatorio. Kenichi Yamamoto, jefe del departamento, comparó la misión de su equipo, a la de una legendaria banda de samuráis llamada Shijyu Shichi Shi, formada por 47 guerreros leales que dedicaron sus vidas a vengar la injusta muerte de su líder. "A partir de ahora, el motor rotatorio debe estar en sus mentes en todo momento, no importa si están dormidos o despiertos." K. Yamamoto.

CONOCE OTRAS HISTORIAS